Cómo pintar un suelo para renovar su aspecto

Renovar el aspecto del suelo un inmueble es posible sin que se dispare el presupuesto. Para no tener que hacer una fuerte inversión y cambiar el pavimento, la mejor opción es utilizar algunas de las pinturas de suelo que se encuentran disponibles en el mercado y que ofrecen unos resultados realmente increíbles. Solo hay que utilizar productos de calidad y seguir los pasos recomendados para que estrenar suelo sea no solo económico, sino estéticamente muy atractivo

Una buena limpieza y una pequeña preparación es todo lo que se necesita para cambiar el aspecto del suelo, y aplicarle posteriormente una capa de pintura del color que se prefiera. Los antiguos suelos de madera, hormigón o alicatados volverán a lucir radiantes gracias a un tratamiento de pintura para suelos específica, como los que se presentan en tiendas online especializadas como por ejemplo pinturasarenas.es.

¿Qué productos se necesitan para pintar un suelo?

Para pintar suelos de cualquier tipo, ya sean de cemento, gres, baldosa, laminado, parquet, y conseguir que quede con un aspecto impecable y sea, además, lo suficientemente resistente para soportar el tránsito de este tipo de superficies, se necesitan los siguientes productos; Resina del color elegido, barniz (opcional, pero recomendable), imprimación, desengrasante, una brocha, una cubeta, un rodillo de pelo largo para suelos y un rodillo de espuma, cinta de carrocero y un vaso para mezclas.

Pasos para pintar el suelo

Además de contar con los productos necesarios comprados en una tienda online de confianza, como pinturasarenas.es, se hace necesario seguir una serie de pasos para que el acabado sea el deseado.

Preparar los accesorios

Es imprescindible limpiar todos los accesorios antes de comenzar a preparar la pintura, de manera que después no se encuentre suciedad o restos de pelos de brocha en la preparación y acaben arruinando el resultado estético.

Limpiar la superficie a pintar

Antes de pintar cualquier tipo de superficie es necesario llevar a cabo una limpieza a fondo, en el caso de los suelos más aún. Es este un paso de suma importancia, el pavimento debe estar completamente libre de polvo y mugre, para lo que se utilizará un desengrasante potente con el que elimine toda la suciedad.

Enmascarar

Después de limpiar, llega el momento de proteger las superficies cercanas a la zona de trabajo para no mancharla de pintura. Se empleará cinta de carrocero al borde del rodapié, marcos de puertas, enchufes e interruptores para mantenerlos a salvo de posibles salpicaduras o roces.

Preparación de la imprimación

La imprimación hace que la pintura se adhiera mejor y sea más resistente. Cuando se utiliza una imprimación bicomponente de alta resistencia, hay que realizar la mezcla que se forma uniendo el componente A y el componente B en el vaso para mezclas, según las indicaciones del fabricante hasta que quede un resultado completamente homogéneo. 

Recortar y aplicar la imprimación

A la hora de aplicar la imprimación, lo primero que se debe hacer es recortar con la brocha las zonas más complicadas, aquellas que no se podrán alcanzar con el rodillo o las que necesitan una mayor precisión, como los bordes o las esquinas.

Una vez realizado el recorte, se procede a aplicar la mezcla con el rodillo de pelo largo. Después, se repasará la imprimación aplicada con el rodillo de espuma para estirarla bien y que la superficie del suelo quede homogénea. Llega el momento de tomarse un descanso, pues para continuar habrá que esperar un mínimo de 12 horas.

Aplicar la resina al agua en el suelo

Pasado el tiempo de espera, lo primero será preparar la mezcla de resina siguiendo las instrucciones del fabricante.

El proceso de empleo es el mismo que se llevó a cabo para la imprimación. En primer lugar, se ha de aplicar la resina con el rodillo de pelo largo y se extiende, para posteriormente hacer una pasada con el rodillo de espuma para repasar la pintura aplicada. Se debe esperar alrededor de hora y media antes de darle una segunda mano, no obstante, siempre es conveniente leer las indicciones de cada tipo de resina.

Por último, se procederá a aplicar la segunda mano procediendo de la misma forma que para la primera mano y dejando secar la superficie durante otras 12 horas.

Aplicar el barniz

El pintado de suelo puede acabar en el paso anterior, ya que la aplicación de barniz no es obligatoria. No obstante, se incluye en este artículo por ser más que recomendable, ya que le proporcionará al suelo una resistencia extra al paso del tiempo y a las continuas pisadas. Especialmente interesante para aquellas superficies de mucho tránsito.

La aplicación del barniz sigue el mismo proceso de la imprimación y la pintura y también se recomienda, al igual que en el caso de la resina, aplicar 2 capas.

Ahora solo queda esperar a la que el barniz se seque completamente y se endurezca bien antes de utilizar el nuevo suelo. El tiempo de espera suele ser de un mínimo de 12 horas, aunque cabe destacar que el suelo alcanzará el tiempo de dureza máximo al cabo de un mes, por lo que es recomendable tener cuidado en las primeros semanas de uso y evitar, en la medida de la posible, mucho ajetreo sobre esta superficie.

Leave a Reply