El CBD como alivio de la ansiedad

La ansiedad es común entre muchas personas y la gente busca constantemente maneras naturales de reducirla. El aceite de cannabidiol (CBD) es un suplemento popular para el bienestar al que muchas personas han comenzado a recurrir como un remedio alternativo. Cuando se toma el aceite de CBD para la ansiedad, muchas personas afirman que sus efectos calmantes han sido beneficiosos para su salud mental y física.

Leer más: vapear CBD (Vapear CBD es uno de los métodos más comunes y efectivos para consumir CBD)

Estrés vs. Ansiedad: ¿cuál es la diferencia?

El estrés y la ansiedad son similares, pero diferentes. El estrés es una respuesta a una fuerza externa causada por un desencadenante como los grandes cambios de vida. Las sensaciones de inquietud asociadas con el estrés suelen ser de corta duración. Sin embargo, el estrés a largo plazo es posible si se experimenta constantemente una tensión mental o emocional.

En oposición al estrés, la ansiedad es un sentimiento de preocupación excesiva que es causado internamente. Por ejemplo, muchas personas sienten ansiedad al hablar en público, aunque no hay ningún daño real cuando se habla delante de otras personas. La ansiedad puede comenzar a causar problemas reales cuando estos sentimientos continúan persistiendo a pesar de la ausencia de una amenaza razonable.

El estrés y la ansiedad tienden a producir los mismos tipos de síntomas físicos, incluyendo:

  • Problemas para dormir
  • Irritabilidad
  • La frecuencia cardíaca rápida
  • La presión arterial alta
  • Tensión muscular
  • Fatiga
  • La falta de aliento
  • Sudoración excesiva
  • Dificultad de concentración
  • Dolores de cabeza, de estómago, de espalda, etc.

Beneficios del aceite de CBD para la ansiedad

El CBD es bien conocido por sus muchos beneficios potenciales para la salud, y la ansiedad es una de las razones más comunes por las que una persona puede tomar aceite de CBD. Los efectos antiansiedad del CBD son posibles gracias al sistema endocannabinoide (ECS) de nuestro cuerpo. Este sistema ayuda a regular las hormonas, particularmente aquellas que se relacionan con la adrenalina similar a la ansiedad (la hormona de emergencia) y el cortisol (la hormona del estrés).

Cuando tomas aceite de CBD, el compuesto puede afectar muchas funciones corporales de manera positiva para promover la salud y el bienestar general desde dentro. El aceite de CBD no es una cura para el estrés o los nervios, pero puede ayudar a disminuir la ansiedad. Algunos de los beneficios de esta opción alternativa incluyen:

  • El aceite CBD no te hará sentir aturdido como la mayoría de los medicamentos para la ansiedad.
  • También promueve el equilibrio interno al interactuar con el ECS
  • Los productos de la CDB no requieren receta médica
  • El CBD es un compuesto natural con pocos o ningún efecto secundario negativo

Cómo usar el CBD para la ansiedad

Si estás planeando tomar aceite de CBD para la ansiedad, puede ser útil experimentar con diferentes métodos de aplicación para encontrar lo que funciona mejor para ti. Algunas personas prefieren una gomita o una cápsula de CBD para extender los efectos de la CBD. Sin embargo, otras prefieren usar una tintura de aceite de CBD de acción más rápida cuando se sienten ansiosos. Los diferentes productos para la CBD pueden ser más eficaces dependiendo de los síntomas que se presenten.

Diferentes tipos de trastornos de ansiedad

Más del 18 por ciento de la población adulta estadounidense tiene algún tipo de trastorno de ansiedad. La ansiedad también está estrechamente relacionada con otros problemas de salud mental, como la depresión y el insomnio.

Existen muchas clasificaciones diferentes para los trastornos de ansiedad, y los cinco tipos principales incluyen:

  • Trastorno de ansiedad generalizada (TAG) – Este trastorno se caracteriza por una preocupación excesiva que persiste sin una razón clara, particularmente en relación con los eventos cotidianos. Las personas con trastorno de ansiedad generalizada suelen obsesionarse con cosas generales como las finanzas, la familia, el trabajo o la escuela.
  • Trastorno obsesivo compulsivo (TOC): este trastorno se diagnostica en personas que tienen pensamientos intrusivos o no deseados que persisten en su mente, aunque tengan una base irracional. Estas obsesiones conducen a comportamientos repetitivos o a compulsiones.
  • Trastorno de ansiedad social: también conocido como fobia social, este trastorno de ansiedad provoca sentimientos intensos de vergüenza por temor a que otras personas lo escudriñen o lo juzguen. Esta condición a menudo dificulta que una persona se encuentre en un entorno público o social, y puede obstaculizar la realización de actividades normales.
  • Trastorno de estrés postraumático (TEPT): esta afección se relaciona con un trauma pasado que causa estrés mental y emocional recurrente. Las personas que sufren de PTSD típicamente tienen problemas para dormir, y pueden experimentar pesadillas que constantemente les recuerdan la experiencia traumática.
  • Trastorno de pánico: este trastorno se diagnostica en personas que tienen ataques de pánico debilitantes que pueden surgir sin causa ni aviso. Las personas que padecen este trastorno tienden a obsesionarse con el hecho de que pueden tener un ataque de pánico en cualquier momento.
  • Es probable que todos experimenten estrés y ansiedad, pero es necesario identificar la diferencia entre un trastorno de ansiedad y la ansiedad inducida por el estrés. Las personas que padecen uno de estos trastornos de salud mental deben buscar un tratamiento profesional para encontrar la mejor solución para reducir su ansiedad.

Responder