5 consejos para ahorrar agua

¿Cómo podemos ahorrar agua?

La limitación del consumo de agua puede hacerse con pequeñas precauciones diarias y el uso de dispositivos como el reductor de flujo para la ducha o el aireador que se aplica al grifo en nuestras casas y locales.

Aunque más del 70% de la superficie terrestre está cubierta, el porcentaje de agua potable en el total es inferior al 1%. Desperdiciarlo es un lujo que no podemos permitirnos, por lo que aquí le presentamos 5 medidas útiles para el bienestar de nuestro planeta Tierra que puede poner en práctica en su casa, y que además le garantizan un ahorro en su factura.

5 medidas útiles

1. Elija sus dispositivos y siga las prácticas de ahorro de agua
Las cajas de cambio y los aireadores que complementan el chorro de agua con aire son baratos, se aplican fácilmente a los cabezales de ducha, también a los grifos y aseguran una presión adecuada. El efecto será un flujo de agua abundante, aunque se reduzca. ¿Por qué no los prueba?

En general, para ahorrar agua, abra los grifos sólo durante el tiempo que sea necesario: mientras se cepilla los dientes, irradia o se empapa en la ducha -siempre preferible al baño- puede cerrarlos fácilmente antes de enjuagarse. Al lavar la fruta y la verdura, opte por ponerla en remojo en un lavabo o fregadero.

2. Usar la lavadora y el lavavajillas a plena carga
Antes de poner en marcha el lavavajillas y la lavadora, asegúrate de que están completamente cargados: así ahorras agua y electricidad. También preste atención a la limpieza periódica de los filtros y a la calidad y cantidad de detergente que utiliza, para evitar un mayor enjuague.
Si tiene que comprar nuevos aparatos, considere los de clase A++ que reducen a la mitad el consumo de agua y electricidad.

3. Elija la descarga inteligente
Si está planeando una renovación del baño, sustituya para empezar la antigua cisterna por una de flujo bajo o diferenciado: en el primer caso la cisterna tiene una capacidad máxima de 6 litros, en el segundo un doble botón le permite diversificar el flujo de la cisterna según sus necesidades. Para limitar el chorro, también puede insertar una botella de plástico llena de agua y grava en la caja exterior.

4. Reciclar el agua y agudizar el ingenio
El agua corriente y el agua que estás a punto de tirar en el fregadero podría ser reutilizable. Por ejemplo, puedes:

  • Recoge el agua que estás tirando en un recipiente, esperando que alcance la temperatura adecuada y úsala para lavarte las manos.
  • Reutilizar el agua del aire acondicionado y del deshumidificador, que no tiene cal, para el hierro.
  • Usa el agua en la que cocinaste la pasta para lavar los platos y/o para cocer al vapor otros platos.
  • Llena las cuencas con agua de lluvia – si tienes un espacio al aire libre – y úsala para todos los propósitos no domésticos.
  • Cuando no estés seguro de los posibles usos del agua reciclada, siempre puedes usarla para tirar de la cadena del inodoro (si está libre de sedimentos).

5. Revisa el medidor de agua
De vez en cuando, lee el medidor de agua la noche antes de ir a la cama y luego comprueba por la mañana que la cifra no ha cambiado. Si ha aumentado, significa que hay fugas: es mejor correr para cubrirse inmediatamente.

Un grifo que desperdicia una sola gota por segundo termina dispersando unos 5.000 litros de agua en un año. En cualquier caso, la lectura regular ayuda a mantener el consumo bajo control en todo momento ¿Quiere protección y asistencia 24h/24 en su sistema de fontanería, incluyendo fugas? Descubra las soluciones para el agua propuestas por Assistenza Casa.

  • Leave a Comment