5 películas para ver en casa en el 2021

Indice

Santa Maud

Maud, la enfermera del hospicio interpretada con una convicción eléctrica por Morfydd Clark, está poseída por el Espíritu Santo o por algo más oscuro. Lo más astuto del debut de la guionista y directora Rose Glass es lo poco que importa, porque el nuevo fervor religioso de Maud tiene una intensidad que resulta aterradora en cualquier caso. ¡Mira películas sin ninguna interrupción con solo descargar peliculas gratis!

Tras reinventarse a sí misma después de un traumático incidente laboral como una asceta extasiada que cree que Dios tiene un propósito especial para ella, Maud se aferra a su último cliente, una coreógrafa con linfoma terminal interpretada por Jennifer Ehle, segura de que debe salvar el alma de la amargada bohemia. El desastre parece inevitable, pero lo que hace que Saint Maud sea tan tensa es que es imposible adivinar la forma en que se producirá, especialmente a medida que nos sumergimos en la deformada y alucinante forma de ver el mundo de Maud.

The Dig

The Dig, de Simon Stone, comienza en algún momento de la década de 1930 con el humilde excavador y arqueólogo aficionado Basil Brown (Ralph Fiennes) que es llamado a la majestuosa casa de Suffolk de la rica viuda Edith Pretty (Carey Mulligan) para desenterrar una serie de grandes y misteriosos montículos en su propiedad.

Pronto descubrirá algo mucho más grandioso de lo que nadie había imaginado: un barco entero enterrado bajo tierra, la tumba de un antiguo rey anglosajón y la prueba de que los pueblos que habitaron estas tierras eran algo más que simples vikingos. A medida que la excavación avanza y nuestros personajes aprenden más sobre el pasado y la gente que les precedió, los pequeños gestos de sus propias vidas empiezan a parecer intrascendentes y a la vez sísmicos.

Para transmitir estas ideas aparentemente paradójicas, Stone y la guionista Moira Buffini adoptan un estilo elíptico y de mirada que trata el presente casi como si fuera ya un recuerdo. Las escenas se entrelazan unas con otras. Las conversaciones ocurren sin que nadie mueva la boca, los sonidos de un momento íntimo se entrometen en las imágenes de otro. El tiempo avanza y retrocede. La muerte se intercala con la pasión, y la tragedia y la gloria se mezclan en la pantalla. Es como si la propia excavación irradiara una nueva comprensión de la existencia, revelando tanto el amplio arco de la historia como los rizos de amor, lealtad y pérdida que abundan en ella.

A casa, mi casa

El Parque Natural de Vacaresti, que en un principio iba a ser un embalse pero que nunca llegó a llenarse, lleva décadas en el centro de la capital rumana, Bucarest, descuidado por los burócratas y emergiendo poco a poco como una rica marisma con una biodiversidad asombrosa, el mayor espacio natural urbano de Europa.

También es el hogar no oficial de un hombre llamado Gica Enache, que, con su mujer y sus nueve hijos -por no hablar de unas cuantas palomas, gallinas, perros, gatos y cerdos- ha residido aquí durante casi 20 años, alejado del mundo en una especie de vida empobrecida e idílica fuera de la red. La película de Radu Ciorniciuc, rodada a lo largo de tres años, sigue a Gica y su familia mientras su existencia se ve interrumpida por las crecientes exigencias del mundo moderno.

Pero Acasa no es exactamente una película sobre el paraíso perdido. Ciorniciuc combina a la perfección la intimidad y el lirismo con una clara honestidad sobre lo que está representando. La película dura menos de hora y media, pero vemos cómo Vacaresti se transforma y la familia Enache entra en una espiral existencial. Una y otra vez, en esta pastoral envenenada, el sueño perdido del idilio choca con el triste funcionamiento de la realidad.-B.E.

El beso del crepúsculo

El retrato que hace el guionista y director Ray Yeung de dos padres ancianos (Tai-Bo y Ben Yuen) en Hong Kong que se enamoran el uno del otro es tan aplastantemente tierno -desde su hermosa partitura hasta sus actuaciones centrales- que es imposible no admirarlo. Pak (Tai-Bo), un taxista, se ha encontrado atrapado en un matrimonio con una mujer a la que quizá adoraba años atrás, pero con la que ya no tiene una conexión romántica.

Por su parte, Hoi (Yuen) es un viudo jubilado que pasa gran parte de su tiempo reflexionando y conectando con otros hombres homosexuales (en su mayoría en el armario) en un grupo social que planea solicitar al gobierno la creación de viviendas para mayores exclusivamente para hombres homosexuales.

El problema es que pocos se sienten cómodos llamando la atención sobre sí mismos. Leung se aleja suavemente de la política y basa su historia en el romance entre Pak y Hoi, dos hombres en el ocaso de su vida que, por diferentes razones, luchan por un sentido de pertenencia. Cuando están solos, enredados en el abrazo del otro, son el hogar del otro. ¿Pero por cuánto tiempo?

Kuessipan

El drama innu de la directora Myriam Verreault que sigue a un par de amigas de la infancia (Sharon Ishpatao Fontaine y Yamie Grégoire) cuya amistad se pone a prueba a medida que sus vidas evolucionan de maneras muy diferentes da un nuevo significado a la idea de que lo que es específico puede ser universal. Verreault y la coguionista Naomi Fontaine introducen al público en la historia de dos chicas que comparten la misma promesa de muchas de su edad: estar ahí para la otra para siempre.

Utilizando su unida comunidad de las Primeras Naciones como telón de fondo para resaltar la prevalencia del amor y la protección familiar, así como la proliferación de las drogas y el abuso, los cineastas se centran en la compleja relación entre las jóvenes cuyas vidas -y deseos- las llevan en direcciones opuestas a medida que crecen. La ardiente Shaniss (Grégoire) se convierte en madre muy pronto y a menudo se apoya en Mikuan (Fontaine) y su familia.

Mientras tanto, Mikuan se interesa por la poesía y se enamora de un chico blanco cuya mera presencia sugiere a Shaniss que Mikuan está abandonando sus raíces innu. Todo ello conduce a una cuestión de lealtad y pertenencia, ya que la amistad central se pone a prueba. No es una cuestión de quién tiene razón o no. Kuessipan pone más bien en tela de juicio los ideales de la amistad femenina y de la edad adulta, y si el físico y las luchas del hogar son lo único que asegura su vínculo.

Leave a Reply