6 tips para jugar mejor al fútbol

El fútbol es tanto un deporte mental como físico. Incluso si los jugadores tienen la mejor comprensión de los fundamentos y el mejor entrenamiento de fútbol, no vale nada si se quiebran bajo presión, o si tienen problemas mentales, emocionales y de estilo de vida fuera del fútbol que se meten en su cabeza dentro del juego.

Recuperarse de un mal desempeño o manejar emociones negativas es algo que proviene de tener la cabeza bien puesta, no sólo de practicar ejercicios arriba y abajo del campo. Si quieres adelantarte al juego, debes pasar tanto tiempo entrenando tu mente como tu cuerpo.

Si aprendes a controlar el estrés, la ansiedad y otros aspectos psicológicos del juego, podrás sobresalir más rápido que tus compañeros que sólo se concentran en la mecánica del fútbol. Aquí hay algunos consejos de entrenamiento de fútbol para ayudarte a hacer eso.

Visualiza el balón

Claro, pateas la pelota todos los días. ¿Pero te imaginas haciéndolo? Incluso cuando no estás en el campo, usa la imaginería mental para practicar tu entrenamiento de fútbol.

Hay dos maneras de hacerlo: la visualización externa, donde te imaginas viendo una película de ti mismo jugando al fútbol, o la visualización interna, donde te imaginas jugando como si realmente lo estuvieras haciendo. Este concepto te ayudará a familiarizarte con tu tarea hasta que puedas hacerla medio dormido, con ambas manos atadas a la espalda.

Hemos visto a jugadores con una técnica inconsistente utilizar la visualización para convertirse en jugadores más confiables. Simplemente necesitaban disciplinar su mente para rendir al nivel que su cuerpo era capaz de hacerlo. Es una gran manera de conseguir más tiempo de práctica para su cerebro.

Relájate, relájate, cálmate

Todo el mundo se pone nervioso antes de un partido o una actuación. Desafortunadamente, la ansiedad también puede confundir su pensamiento, lo que puede causar que haga malos juicios en el campo. Si estás alerta, pero relajado, puedes tomar decisiones mejor y más rápido cuando estás bajo presión.

Controlar la ansiedad te hará sentir más seguro en tu juego, porque sabrás que no afectará a tu rendimiento. Tómate un tiempo para relajarte antes de cada juego y te encontrarás mucho menos estresado.

Hemos visto a varios jugadores venir a nosotros con gran habilidad técnica pero con una sobredosis de adrenalina. Su técnica era genial en la práctica, pero se ponían nerviosos y cometían errores cuando había presión. La indecisión y la vacilación conducían a tiros fallidos y jugadas fallidas.

Durante el curso de su entrenamiento, aprendieron a relajarse y a concentrarse antes del juego y durante los descansos para ayudar a compensar su nivel de tensión habitual. Todavía eran capaces de aprovechar esa energía, pero también reaccionaban con frialdad bajo presión, poniendo esa gran técnica en el campo.

Concéntrese en sus objetivos

Tener metas a corto y largo plazo para tu entrenamiento de fútbol te motivará y te dará algo por lo que luchar. Si las cosas no parecen mejorar y no tienes ningún objetivo, es fácil desanimarse y considerar la posibilidad de dejarlo. Los objetivos no deberían ser imposibles, pero definitivamente deberían desafiarte y obligarte a mejorar tu juego. Desafiarte a ti mismo es la única manera de mejorar constantemente.

Constantemente estamos presionando a nuestros jugadores para que avancen en sus habilidades y se conviertan en mejores jugadores. Los estudiantes con un alto impulso interno y motivación responden bien a este tipo de presión y se fijan metas altas para sí mismos. Hemos visto este resultado una y otra vez, ya que avanzan más rápido que sus compañeros.

Concéntrate

Sí, es fácil distraerse durante un juego. Sin embargo, parte de ser un buen jugador es superar eso. Los ejercicios de concentración pueden ayudarte a mejorar tu concentración durante un juego. Pero no todos los ejercicios funcionan igual para todos los jugadores. Algunas personas aprenden visualmente, mientras que otras aprenden auditivamente. Encuentra un ejercicio o un ritual previo al juego que funcione mejor para ti.

Si dominas el juego mental, podrás reducir tu ansiedad, superar las emociones negativas, recuperarte de un error grave y hacer que jugar al fútbol sea una experiencia más agradable para todos. El entrenamiento mental de fútbol es tan importante como el físico, así que no lo descuides. Puede que te sorprendas de lo mucho que mejoras.

El fútbol es uno de los deportes más populares del mundo, con millones de jugadores en todos los niveles, desde el juvenil hasta el profesional. Dominar el juego lleva años de entrenamiento y práctica, con jugadores de alto nivel de destreza ganando oportunidades para competir en la escuela secundaria, la universidad y los niveles profesionales. Mejorar en el transcurso de una semana es difícil. Sin embargo, se puede progresar, especialmente en áreas fundamentales que proporcionan el marco para el éxito futuro.

Cómo mejorar en el fútbol en una semana

Corre constantemente durante cada uno de tus primeros seis días de entrenamiento. Alternar el entrenamiento de resistencia – que te llevará a través del curso de 90 minutos de competencia – y ráfagas cortas de velocidad. Tres días de correr tres millas o más, junto con sprints en los otros tres días y un día de descanso, deberían hacerlo.

Controla el balón de fútbol mientras corres arriba y abajo del campo. Conocido como driblar, esta habilidad es muy importante si no se quiere ser una máquina de hacer recargas. Póngase cómodo con el balón en sus pies mientras se mueve arriba y abajo del campo practicando.

Aumenta tu potencia practicando tus tiros de penalti. Los jugadores que marcan frecuentemente en los tiros de penalti pueden ser una ventaja para cualquier programa de fútbol. Practique 50 tiros de práctica cada día, trabajando en hacer contacto con el balón en la parte interna del pie y llevarlo hacia su objetivo.

Pase el balón de fútbol de un lado a otro repetidamente con un compañero, y aprenda a golpear a su compañero con calma mientras corre por el campo. Esto se conoce como «through ball», y es crucial para crear oportunidades de gol.

Pase el balón en el aire a su compañero, aprenda a lanzarlo alto sobre los defensores en espacios reducidos. Esta habilidad puede desarrollarse en un tiempo relativamente corto y es esencial para ayudar a tu juego al siguiente nivel.

Estudia los fundamentos de la defensa en equipo, como despejar el balón y marcar a tu hombre, e incorpora esas facetas a tu propio juego. Este estudio, que puedes hacer viendo el fútbol en persona o en la televisión, o en sitios web con muchas horas de vídeo de fútbol, te convertirá en un «estudiante del juego», un rasgo que todos los entrenadores buscan en los jugadores excepcionales.

Consejos finales

Practicar con un compañero, o mejor aún, con un equipo, te permite divertirte y poner a prueba tus habilidades con otros jugadores con objetivos similares. Enfoca tus sesiones de práctica en los fundamentos para asegurar la máxima productividad.

Responder