Calefacción apagada

¿Qué hacer para proteger tu sistema?

Comprobar la caldera, limpiar los radiadores, abrir las válvulas termostáticas, esto es lo que hay que hacer cuando se ha apagado recientemente el sistema de calefacción.

Este año, excepcionalmente frío, ha obligado a su sistema de calefacción a trabajar incesantemente y ahora que acaba de apagarlo, ha llegado el momento del mantenimiento.

La seguridad y también la profesionalidad son los requisitos fundamentales cuando se trata de los sistemas de calefacción y su tranquilidad depende del cumplimiento de los controles que estos se lleven a cabo: averigüe cómo mantener el sistema de calefacción de su casa seguro y eficiente – incluso con los métodos sencillos de bricolaje – y garantice su tranquilidad cuando lo encienda de nuevo.

Caldera: es hora de la revisión

¡No esperes hasta el otoño para llamar al técnico y revisar la caldera! Es el «corazón» de tu sistema de calefacción y requiere atención, incluso si no te encuentras con multas saladas. En primer lugar, compruebe el folleto de uso y mantenimiento para asegurarse de que los plazos legales para la revisión y el control del humo no han expirado. De hecho, cada dos años es muy obligatorio que un técnico haga un análisis de la combustión de los humos para garantizar una eficiencia óptima y el ahorro de energía.

Una vez realizada la revisión y su posterior verificación de todos los gases de combustión, se le entregará un sello azul que este certifica el perfecto funcionamiento de su caldera en el hogar o cualquier establecimiento donde esté.
¿Su sistema de calefacción es un condominio y tiene un calentador de agua? Aunque no exista obligación legal de hacerlo, para su seguridad es esencial comprobar el correcto funcionamiento, confiando en un técnico experto.

Consejos para limpieza.

Limpiar los radiadores

Venimos a mantenimiento DIY. ¡Para una limpieza a fondo de los radiadores, armado con las herramientas adecuadas! Durante el invierno el polvo, atraído por el calor, se ha asentado entre los elementos y si un cepillo no es suficiente para llegar a los puntos más difíciles, utilice un compresor de aire, una bombona de aire comprimido o un simple secador de pelo.

Ponga algunos periódicos viejos en el suelo debajo y un paño húmedo detrás del radiador, contra la pared: esto evitará ensuciar el suelo y el polvo será atraído y retenido por el paño.

Sangrar el sistema.

Una vez que los radiadores han sido limpiados por fuera, también deben ser limpiados por dentro purgando el aire. Esta operación puede hacerse en cualquier tipo de radiador, incluso si se instala una válvula termostática programable o a su vez inteligente. Cuando el sistema se apaga, utilizando una llave especial que encontrará en la ferretería, puede proceder a la apertura de las válvulas de ventilación en la parte superior, al final del radiador. Colocar un paño absorbente o un recipiente para todo recoger el agua que saldrá bajo presión de la válvula una vez que haya salido todo el aire; la operación debe repetirse en cada radiador. Este sencillo procedimiento liberará al sistema de las burbujas de aire que impiden la circulación regular de agua caliente en todas las partes del radiador y debe repetirse antes de volver a encender el sistema de calefacción.

Abrir las válvulas termostáticas.

Una vez que la calefacción esté apagada, recuerde posicionar las perillas de la válvula termostática en el nivel 5 que corresponde al valor máximo de apertura. Esto evitará la formación de sedimentos que podrían comprometer el funcionamiento cuando se reactive el sistema. En el caso de las válvulas termostáticas programables o inteligentes, es aconsejable retirar las pilas hasta que el sistema se encienda de nuevo.

  • Leave a Comment