Oumuamua: avistado el primer asteroide extrasolar

Oumuamua es el nombre impronunciable dado por los astrónomos del telescopio Canadá-Francia-Hawaii al primer asteroide extrasolar jamás observado por el hombre. La palabra tiene origen hawaiano, y significa “mensajero”, mucho más poético que el término científico 1I/2017 U1 con el que se identifica oficialmente.

El objeto interestelar tiene una forma alargada y estrecha, y así como entró rápidamente en nuestro sistema solar, es igual de rápido saliendo para continuar su carrera en el espacio (su velocidad es de 38,3 km/segundo). Afortunadamente, el telescopio hawaiano, a través del cual los astrónomos pudieron detectar la trayectoria excéntrica, prueba inequívoca de su origen extrasolar, la ha interceptado.

Una vez que la importancia del cuerpo celeste se hizo evidente, los expertos rápidamente señalaron un segundo telescopio, el Very Large Telescope del Observatorio Europeo Austral ubicado en el desierto de Atacama, Chile. Es la primera vez que se observa un fenómeno de este tipo: 400 metros de largo, unos 40 metros de ancho, con una “forma compleja y retorcida”, como explica Karen Meech, del Instituto de Astronomía de Hawaii.

No se trata de un cometa, como asumieron inicialmente los científicos, considerando el hecho de que no se ha registrado ninguna actividad del cometa. El cuerpo no tiene rastros de polvo y su brillo es variable:

“Este cambio inusualmente grande en el brillo significa que el objeto es muy alargado”, explicó Meech. Descubrimos que tiene un color rojo oscuro, similar a los objetos de las áreas externas del Sistema Solar “.

Durante su largo viaje que comenzó hace millones de años (también pasó cerca de la estrella Vega), Oumuamua ha sido continuamente bombardeado por los rayos cósmicos, y ahora se encuentra a unos 200 millones de kilómetros de la Tierra. Es una observación destinada a escribir la historia del Universo, permitiendo a los astrónomos recopilar valiosa información sobre los elementos químicos presentes en los sistemas solares “externos” y permitiéndoles formular hipótesis sobre el nacimiento de los sistemas planetarios.

Responder