7 consejos para estudiantes universitarios

Determinar cómo elegir las clases universitarias puede ser un verdadero desafío cuando no estás seguro de cómo evaluar tus opciones. Además, es posible que la selección inicial de tu curso no esté necesariamente alineada con las metas generales que te has propuesto para tu educación. Por eso es importante tener en cuenta algunas cosas simples al elegir las clases. Con esto podrás terminar tu carrera universitaria fácilmente.

Desafíate a ti mismo

Si quieres saber cómo tener éxito en la escuela, entonces este es un aspecto que no puede ser ignorado. Busca cursos que estiren tus límites. Comprender que el aprendizaje, por su propia naturaleza, es un proceso desafiante. Así que acepta ese desafío.

Sigue tus intereses, pero mantente abierto

Tu curiosidad puede guiarte a muchos de los cursos más gratificantes. Pero también puede cegarte ante opciones que pueden beneficiarte tanto o más. Por lo tanto, ten cuidado de no descartar los cursos que parecen estar más allá de tu interés. Muchos estudiantes encuentran su camino al éxito accidentalmente porque tienen que tomar cursos que inicialmente no querían tomar. Mantente abierto a la posibilidad de sorpresas agradables haciendo espacio para algunos temas fuera de la atracción de tu curiosidad. Es posible que descubras nuevas fortalezas que no sabías que tenías.

No esperes para perseguir sus intereses más fuertes

Cuanto antes empieces con los temas que más te interesan, mejor. Te da la oportunidad de determinar si sientes o no que son algo con lo que puedes seguir y crecer. (Algunos estudiantes descubren que sus intereses les señalan en la dirección equivocada.) Siempre es mejor cambiar el enfoque de tus estudios desde el principio que desde muy lejos en tu experiencia universitaria.

Busca clases que le ayuden a desarrollar habilidades comerciales

El conocimiento y la teoría son importantes. Pero una vez que te gradúes, tendrás que demostrar que realmente puedes hacer cosas por las que los empleadores pagarán. Así que es una buena idea prestar atención a las habilidades que están en gran demanda y mezclar algunas de ellas en tu educación.

Seguir diferentes clases en materias completamente diferentes

Tomar cursos ampliamente divergentes te permite adquirir diferentes tipos de conocimientos y habilidades que puedes conectar y utilizar juntos de nuevas maneras. Este enfoque a menudo conduce al desarrollo de un pensamiento innovador, que es una habilidad muy apreciada en la economía actual. Y a muchos empleadores les encanta contratar a personas que pueden ofrecer un valor añadido fuera de tus habilidades principales.

Imagina el resultado ideal

El éxito en la universidad comienza con un sentido de lo que es posible. Así que es mucho más fácil lograr tus objetivos si puedes visualizar lo que quieres. Te da un propósito claro. Proporciona un faro de esperanza para ayudar a guiarte en tiempos difíciles. Y lo mejor es que no tiene que ser permanente. A medida que cambias y creces, lo que imaginas puede cambiar y crecer contigo.

Acércate a la universidad con la actitud correcta

Uno de los hábitos más importantes de un estudiante exitoso es tratar a la escuela como un regalo de oportunidad más que como un mal necesario. Los estudiantes que prosperan no se conforman con ser promedio o simplemente patinar. En cambio, se concentran en usar su tiempo en la escuela para maximizar su potencial individual tanto como sea posible.

Encárgate de tu educación

Los mejores resultados provienen de ser proactivos. Así que no esperes a que le digan qué hacer. Busca maneras de ir más allá del mínimo requerido. Mantente alerta a las nuevas oportunidades que te ayudarán a crecer de alguna manera. Toma riesgos calculados. Pon tu futuro en sus propias manos en lugar de esperar que alguien más te acompañe y lidere el camino.

Entiende bien los «porqués»

Si quieres ser un estudiante exitoso, entonces tienes que ir a la escuela por las razones correctas. Eso significa valorar resultados que tienen sustancia real en lugar de resultados fugaces o elusivos como la fama, el prestigio o el reconocimiento. Se honesto contigo mismo acerca de por qué quieres ir a la escuela. Asegúrate de que tus razones estén alineadas con las cosas que te rodean, como el desarrollo personal, la adquisición de habilidades comerciales, la mejora de tu comprensión del mundo, la mejora de tu capacidad para mantener a tu familia, y así sucesivamente.

Responder