De un hogar inteligente a ciudades inteligentes

Para 2020, se espera que más de 20.000 millones de dispositivos conectados en red estén disponibles en todo el mundo -desde artículos de desgaste, juguetes, electrodomésticos hasta vehículos, maquinaria industrial e infraestructuras como el agua y la energía.

¿Cómo será nuestra vida cotidiana con esto?

¿Y cuán seguro está todo esto? ¿Qué tal un día sin teléfono inteligente, correo electrónico, redes sociales o una tarjeta de crédito? Es sorprendente lo profundamente que las tecnologías digitales se han integrado casi invisiblemente en la vida cotidiana. Este desarrollo se ha producido en un tiempo relativamente corto y se remonta al nacimiento de Internet y a la conexión en red de datos, sistemas y personas.

Con el advenimiento de la Internet de todo, esta red se está extendiendo ahora a objetos cada vez más cotidianos. Miles de millones de dispositivos inteligentes forman parte de la red mundial de dispositivos electrónicos de consumo, electrodomésticos y automóviles.

20.000 millones de dispositivos conectados

Pero estos son sólo los precursores de una ola mucho más grande de redes que nos espera en los próximos años. Las previsiones varían, pero parece que existe un consenso general en el sentido de que para 2020 habrá más de 20.000 millones de dispositivos conectados en red -desde artículos de desgaste, juguetes, electrodomésticos para el hogar hasta vehículos, maquinaria industrial e infraestructuras como el agua y la energía.

Sector doméstico

En el sector doméstico, la Internet de las cosas está impulsada sobre todo por la revolución de los smartphones. Los potentes ordenadores de bolsillo entregan la infraestructura de comunicaciones para IoT, junto con la web móvil, sensores y conectividad. Ya hay 2.600 millones de usuarios de teléfonos inteligentes en el mundo, y para 2020 se espera que alcance los 6.000 millones.

Con esto en mente, echemos un vistazo a cómo los dispositivos y servicios inteligentes se establecerán en nuestra vida cotidiana, nuestro medio ambiente y nuestras ciudades. Proporcionarán confort, eficiencia y protección del medio ambiente.

Pero, ¿también pensamos lo suficiente en la seguridad, además de todas las ventajas?

Responder