7 Formas de Cuidar tu Piel

Dentro de la industria de la belleza y en las redes sociales, se hace mucho hincapié en la compra de productos. De hecho, hay un nombre para ello: beauty hauls, que básicamente consiste en mostrar las compras de los productos recién adquiridos.

Pero los productos no resuelven todos los problemas de nuestra piel. Si estás agotada con una rutina de cuidado de la piel de 15 pasos y todavía te encuentras perdida, aquí hay otras formas no embotelladas de cuidar tu piel. ¡Te invito a conocer los mejores Tratamientos corporales en Madrid!

Limita tu tiempo al sol

Sí, usa protector solar, pero para la parte que no es producto: es hora de jugar al escondite. Se calcula que el 90% del envejecimiento de la piel está causado por el sol, especialmente en el caso de las personas con piel más clara (¡!), y sin mencionar el riesgo aún más aterrador del cáncer de piel. Teniendo en cuenta que se trata de una cifra muy elevada, lo mejor es limitar la exposición al sol o buscar la sombra cuando salgas.

No te olvides de protegerte los ojos cuando no puedas aplicarte protección solar. Entrecerrar los ojos no protege precisamente los ojos y si insistes en hacer el ejercicio de mirar, puedes acabar desarrollando más líneas y arrugas alrededor del área de los ojos y la frente.

Dormir sobre una funda de almohada de seda o satén

Aunque no puedes frotar una arruga en tu piel, ¡puedes provocarlas mientras duermes! Si duermes de lado, puedes golpear la cara contra la almohada, lo que provoca una fricción entre la piel y el tejido. Esto crea pliegues que pueden dar lugar a arrugas, ya que dormimos durante un periodo de tiempo prolongado.

Pero si duermes sobre una funda de almohada de seda, el tejido permite que tu piel «se deslice», minimizando la posibilidad de crear arrugas. También es ideal para evitar el pelo encrespado.

Bebe agua

Aunque beber agua no hidrata directamente la piel, ayuda a que todos los sistemas del cuerpo funcionen mejor. Ayuda al hígado a eliminar las toxinas del cuerpo, reduce la hinchazón, ayuda a la función de los riñones (lo que a su vez ayuda a que las ojeras parezcan más claras), e incluso puede ayudar a las afecciones de la piel como la psoriasis y el eczema.

¿Cómo puedes saber si no estás bebiendo suficiente agua? Comprueba tu orina. Si tiene un tono ámbar intenso, es hora de beber. El color de la limonada es el objetivo.

Dejar de lado el azúcar

A veces la piel tarda en ponerse al día con lo que sentimos o lo que comimos la semana pasada. Si tu fuente de energía es principalmente el azúcar añadido y los carbohidratos refinados, es posible que empieces a ver sus efectos en tu piel.

Al fin y al cabo, el exceso de una cosa pone a prueba el cuerpo y la piel. Demasiados ácidos exfoliantes pueden eliminar la barrera protectora de tu piel, al igual que el exceso de azúcar puede provocar un aumento de la insulina (la hormona producida por el páncreas que regula la cantidad de azúcar en la sangre), y la inflamación.

Este proceso produce una enzima que se adhiere a las fibras de colágeno rompiéndolas y haciendo que pierdan fuerza y flexibilidad.

Si notas que tu piel es cada vez más vulnerable a los daños del sol, a la pérdida de elasticidad, a la producción de acné y a la aparición de arrugas y líneas de expresión, consúltalo contigo mismo: ¿qué es lo que está impulsando tu dieta y puedes recuperar el control?

Abordar el estrés, por ejemplo, puede ayudar a reavivar la energía cerebral que necesitas para crear comidas caseras. Los estudios demuestran que el acné y/o la rosácea mejoran o empeoran en función de lo que comes, así que también podría estar relacionado con la dieta.

Los aumentos de insulina pueden poner a tus glándulas sebáceas en sobremarcha, creando un caldo de cultivo para que se forme el acné. Afortunadamente, hay productos para contrarrestarlo, así que si el azúcar y los carbohidratos refinados son básicos en tu dieta, ¡aléjate de ellos y confía en los productos en su lugar!

No te escarbes y no te toques la cara

Aunque es tentador exprimir un grano, puedes crear un daño mucho más duradero en la piel de lo que vale esa gratificación instantánea. En primer lugar, existe un tipo de acné llamado acné mecánico, que se produce por la fricción al tocarse la cara y empuja la grasa y las bacterias hacia el poro.

En segundo lugar, el hurgar y apretar puede provocar una cicatriz o una mancha marrón llamada hiperpigmentación postinflamatoria. Es posible que prefieras lidiar con las cicatrices antes que con el acné, pero no se trata de un escenario de «o lo uno o lo otro». ¡Puedes vivir sin ambas cosas!

Dúchate y lávate la cara con agua tibia (¡no caliente!)

El sebo (aceite) de nuestra piel tiene una consistencia similar a la cera y el uso de agua caliente para lavarnos la cara o ducharnos esencialmente «derrite» el aceite despojando a la piel de la humedad que tanto necesita.

El agua tibia es mejor porque permite que nuestros aceites se calienten un poco, permitiendo una limpieza adecuada sin despojarla completamente. Sigue masajeando tu piel durante un minuto completo para aprovechar al máximo tu limpiador.

Lava tus brochas de maquillaje

Además del maquillaje viejo, por supuesto, las bacterias, el aceite, el polvo y el sudor se acumulan en nuestras brochas de maquillaje. Si no se limpian con regularidad, toda esa basura se esparce por la cara durante cada aplicación de maquillaje. Esto puede causar inflamación, poros obstruidos y acné. La mejor práctica es limpiar las brochas de maquillaje.

Leave a Reply